Share on Facebook130Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
It's only fair to share...

Portada parejas

 

Las parejas que tienen desencuentros continuos.

 

¿Cuántas veces las parejas se quejan que su chico o su chica no l@s entiende? Que bonito sería estar en pareja y tener una vida de disfrute y cargada de amor.

 

¿Qué ocurre entre muchas personas para que no se produzca un vínculo de amor e igualdad entre ellos y la relación sea una balsa de aceite?.

 

Para hablar de ello vamos a recurrir a la teoría del análisis transaccional de Eric Berne sobre los tres roles que una persona puede adoptar en su vida a nivel de relación.

Berne en su libro “ Juegos en que participamos”, nos habla de tres papeles principales que el ser humano puede adoptar en el mundo de sus relaciones. Una de las relaciones más fuerte que tenemos en nuestra vida, es la que vivimos con nuestra pareja.

 

¿Qué rol adoptan las parejas cuando eligen a su chico o a su chica?

 

Cuando elegimos pareja, ¿realmente elegimos a una persona desde un prisma de igual a igual o por el contrario ya nos posicionamos en un rol jerarquizado donde uno está arriba y el otro abajo?.

 

Veamos el análisis transaccional de Eric Berne aplicado a las parejas

 

Este psiquiatra nos dice que existen tres papeles que podemos adoptar:

  • El yo- Padre
  • El yo-Niño
  • El yo-Adulto

 

El Yo-Padre, como su nombre indica es una persona que actúa como la figura de un padre, en todo momento va indicando lo que su hijo debe hacer, que si vistete así, que si no vayas por ahí, apaga la tv por que yo lo digo, que estudies….etc.

 

¿Verdad que te suena? En este tipo de comportamiento no hay opción a las posibilidades, a la negociación, es una dualidad, o esto o aquello o blanco negro no hay posibilidad de estudiar las opciones.

 

Esta es la forma en que la mayoría hemos sido educados y una vez que vamos creciendo vamos adoptando este rol en nuestra vida, de ahí que se puedan observar esas disputas entre adolescentes y padres.

Una vez aprendido el rol lo normal es que lo utilicemos en todos los momentos de nuestra vida, pareja, trabajo, amigos…

 

la figura del yo-padre, se comporta de esta manera alegando que lo hace por proteger a la persona a la que está guiando en todo momento.

 

Y tu puedes pensar, Juan esto ¿qué tiene que ver con las parejas? Pues todo, ¿en cuántas parejas está claramente definida la figura del yo-padre?.

 

Ojo que puede ser un chico que actúa como padre o una chica que hace de madre protectora de su chico. Es una figura de protección. El problema de esta relación de pareja es que no hay una relación real de pareja sino de padre-madre con niño-niña. Claro está si hay un padre-madre la otra persona es el niño-niña.

 

El yo- niño, ¿qué hacen los niños? Jugar y divertirse, no hacen caso a los padres y están todo el día haciendo lo que les da la gana. Aunque después necesiten a sus padres para que los proteja.

 

El caso es que cuando vamos creciendo no nos gusta que nos traten como a un niño, aunque paradójicamente actuemos como tal y busquemos una pareja que haga de padre-madre.

 

En este caso las parejas cuando van creciendo en su relación y una de las dos partes siguen siendo niños y llegan los hijos al hogar la estructura familiar queda desequilibrada ya que en el hogar convive un adulto que hace de protector, un adulto niño y un bebé. Esto provoca el caos en muchas parejas cuando tienen bebes. Aparecen los celos de padres y madres hacia los bebes.

 

El yo-adulto, es una persona responsable de sus actos, no se posiciona hacia el yo-padre o yo-niño si no es estrictamente necesario. Aunque si fuera muy importante este rol, por ejemplo en situaciones de urgencia vital, se posiciona para ese momento concreto en el papel que demande la situación.

Es una persona que analiza sus actos para ver desde donde está actuando.

Es una persona que escucha, que ayuda a su pareja a crecer personalmente, negocia y llega a acuerdos que son favorables para los dos.

Utiliza el diálogo para comunicarse sin saber qué resultado va a encontrar.

Busca puntos comunes, trabaja en la búsqueda de resultados y soluciones a los problemas. No se centra en el problema sino en la solución del mismo. Es una persona con la autoestima alta y trabaja cada día en mejorar su capacidad de buscar soluciones.

 

Parejas Padre-niño

 

Este tipo de parejas habitualmente suelen tener muchos problemas y muchas discusiones. En esta relación al que hace de padre-madre le gusta que las cosas se hagan como ellos mandan y a la que hace de niño-niña no le gusta que le manden cosas, que le dirijan su vida, lo que quiere es divertirse y no hacer nada de lo que se le manda independientemente de la edad que tenga.

 

Este hecho se ve agravado en muchas parejas cuando se van a vivir juntos o cuando se casan. Y seguramente alguien pueda pensar es que a mi no me importa que me digan lo que tengo que hacer, esto es frecuente en muchas personas que tienen tan arraigado su modelo de yo-niño que son incapaces de crecer a la figura del yo-adulto.

Igualmente hay personas que tienen tan arraigado el modelo yo-padre que les resulta muy complicado verse desde esta perspectiva.

Si aún tienes dudas del daño que te puede llegar a  hacer tener esta vida de pareja, observa tu cuerpo, la tensión que tiene y cómo duermes cuando estás con tu pareja.  Y ya si observas cómo estás cuando vas con los amigos-amigas solo-sola y cuando lo haces con tu pareja, quizás empieces a descubrir la importancia de tener una relación de adulto-adulto.

 

Parejas adulto-adulto.

Son parejas que aunque hayan sido educadas con el modelo de padre-niño aprenden a trabajar cada día su yo-adulto analizando las potencialidades que llevan dentro. Son parejas que buscan soluciones juntos a los problemas que en el día a día van llegando.

 

Estas parejas construyen en su hogar y en su relación de pareja un entorno de felicidad. Crecen juntos y son independientes en su desarrollo y camino personal. Respetan a su pareja en sus aficiones, disfrutan de los logros del otro y se acompañan y ayudan en todo lo que pueden.

 

Son parejas centradas en crecer y en permitir y ayudar a crecer a sus parejas.

 

Las parejas que van evolucionando descubren que tener una relación de pareja de adulto a adulto es mucho más gratificante que una relación padre-niño. En las relaciones de padre-niño las tensiones son continuas, ya que uno tiene que realizar su labor protectora y la otra persona su rol de hacer lo que le apetezca.

 

Situaciones que en muchos momentos pueden resultar de alta tensión ya que uno se puede quejar de que no ayuda a organizar los momentos de la relación y el otro de que siempre le están mandando lo que hay que hacer.

 

Cómo construir una relación adulto-adulto en tu pareja

Lo primero es empezar por uno mismo, empieza siendo adulto en tu relación, el sólo hecho de cambiar de actitud ya hará que tu pareja quede descolocad@ y empiece a preguntarse qué está pasando. Momento ideal para plantearle que ha llegado el momento de que los dos os comportéis como adultos.

 

En segundo lugar es muy importante convertirse en observador de uno mismo y cuando realices un acto, plantearte desde que posición estás situado. Si padre-adulto o niño (PAN).

 

Cuando veas que estás en un punto de vista que puede dañar a tu pareja busca una alternativa o una solución para posicionarte en una zona más común a tu pareja.

 

Las parejas deben centrarse en buscar soluciones, no reproches, recuérdalo. Los reproches, las quejas no vienen del adulto si no de un niño-niña o un padre-madre que reclama su posición ante el otro. El adulto no hace reproches o quejas, actúa y soluciona lo que ha surgido.

 

Posicionarte como adulto no es fácil, pero merece mucho la pena si quieres vivir con una pareja y quien sabe si en un futuro formar una familia. Un familia a la podrías educar desde un paradigma de adulto-adulto. Y conseguir que tus hijos crezcan ya con una forma de actuar de adulto-adulto que les llevará a conseguir sus logros y disfrutar la vida plenamente.

 

Anímate a disfrutar en pareja, sé feliz con la persona que deseas y como siempre te digo, si necesitas ayuda #ponuncoachentuvida.

 

Llevo un tiempo pensando que estaría bien hacer una formación en pareja para que sean muchas parejas las que puedan empezar a trabajar y conseguir una vida de adulto-adulto con la persona a la que quieren. Si te interesa, subscríbete en el blog y te llegará la info cuando hagamos la formación.

 

Un abrazo fuerte y disfruta de tu pareja.

 

Nos vemos en el camino y te agradecería que compartieras el artículo si te ha gustado. Gracias

 

Juan

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook130Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
It's only fair to share...
error: Content is protected !!

En cumplimiento con la Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información, le recuerdo que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar